jueves, 17 de mayo de 2012

FONDO - 35 - LA MUTILACIÓN COMO DISCURSO


la mutilación como discurso
no palabras heridas
pero tampoco
palabras arrojadas al azar del verso
nunca
pero siempre
esa copa sin bordes
la distancia
ya no la diferencia
sino la semejanza como olvido
como paso de baile
como pozo sin música
como puente
entre lo que falta y lo que sobra
lo que sobra porque falta
y lo que falta porque sobra
es decir el sentido
roto como un espejo sin manos
como si los ojos
fueran orillas
gotas
de una memoria vacía
de la memoria
de lo que ve
esas cosas invisibles
que pueden tocarse
y que cuando se tocan se transforman
en ellas mismas
o sea
en otras cosas
como si nacieran
de esos ojos
como si al nacer
de esos ojos
les dieran la vista
o sea el tacto
es decir el sentido
lo que no se ve
lo que no es invisible
y que por eso mismo no se ve
pero puede tocarse
y lo que se toca es su pasado
y eso es la espera
y eso es ese día de mañana
que no llega nunca
y por eso es que precisamente ya pasó
con su palabra exacta
que lo viste y desnuda
con su inminencia
la inminencia de ella
la que siempre
está por decirse
la que hace
que las palabras vivan
más allá de ellas
pero sólo en ellas
no en el verso
ni en la voz
en la página en blanco
en el poema en blanco
es decir
aquí y ahora
o sea
en todas partes
en cada palabra
y en todo tiempo
pero siempre
aquí y ahora
y sólo
y siempre
en su inminencia
en lo que está por ser
en lo que es
porque está por ser
y porque sin saberlo
se lo espera
sin esperarlo
se lo espera
no
como si estuviera por venir
sino como si hubiera pasado
omo si hubiera pasado para siempre
y sólo
porque no sólo
siempre está por llegar
sino sólo
porque no llega nunca
porque pasó
y es como si no hubiera pasado
como si estuviera por llegar
no porque no hubiera pasado
ni porque estuviera por llegar
sino porque pasó para siempre
y por eso se lo espera
y por eso es que siempre está por llegar


constantino mpolás andreadis 


    








No hay comentarios:

Publicar un comentario